Publicaciones etiquetadas con: viajeros

Sin papeles

A propósito de un reportaje que acabo de ver sobre la inmigración africana en España y el resto de Europa, voy a contar la historia de los emigrantes que recorren miles de km desde cualquier país de Latinoamérica (sobre todo de centro América) para llegar hasta Estados Unidos en busca del sueño americano. Podemos hablar ligeramente de este tema porque nos han contado sus historias de primera mano dos de ellos. También conocimos a una mujer que los ayudaba en el camino dándoles comida en un punto de México donde pasan en tren. En los diez minutos que para les dan comida, medicinas, ropa…

Estos chicos cogen una mochila pequeña, meten algo de ropa, comida para unos días y se guardan todo el dinero posible que han ahorrado. Se levantan un día y dejan su familia y su hogar para irse hasta Estado Unidos por tierra. Lo hacen caminando, en autobús, pero lo mas importante es que deben pasar desapercibidos, nadie se puede dar cuenta de lo que están haciendo, sino la gente de cada país se aprovecha de su situación. Uno nos contó  que cruzó el Tapón de Darién en lancha y caminando con un guía y otros emigrantes. Este guía, en medio de la selva “se fue” y aparecieron unos atracadores que les pidieron dinero. Estos atracadores sabían hacia donde se dirigían y sabían que les podían extorsionar.  Y no fue la única vez que le robaron, a veces se quedaba hospedado en una pensión y a la mañana siguiente, al salir, le estaba esperando la policía para pedirle dinero. Es así, la policía sabe que están de manera ilegal en el país y les piden dinero o se los llevan arrestados. La gente de cada país saben que ellos no son turistas, saben que están de paso en su camino a EEUU.

Este chico había viajado desde Ecuador hasta EEUU, donde lo conocimos, y había pasado por los mismos pueblos que nosotros con la moto. Le pregunté si en Colombia le habían tratado bien (porque a nosotros de maravilla) y me respondió “bien mal me trataron”. Mientras nos contaba su historia yo no podía evitar sentirme un poco avergonzada, en todas partes a nosotros nos trataron bien, incluso la policía, sólo por ser europeos o turistas, por tener el pasaporte de un país “fuerte”, sin embargo, a él,  que también es latino como ellos, le han extorsionado, robado, mal tratado por ser un emigrante, por estar de ilegal en un país han querido aprovecharse de su situación, aprovecharse de que una persona esta lejos de sus casa y de su gente, con los únicos medios que los que lleva encima y su fuerza mental y física para llegar hasta EEUU.

Otro “viajero” pero viajero por necesidad no por placer, nos contó como caminó por el desierto de México hasta la frontera, como en la frontera pasó varias noches recluido en un casa que tienen los coyotes hasta que le permitieron cruzar.

Perdonad mi ignorancia, pero yo pensé que esto ya no pasaba tanto, que los coyotes eran un mito, pero no hay más verdad que la pura realidad y esto existe hoy en día. Existe en Europa y existió toda la vida. El ser humano siempre buscó sitios mejores donde vivir. Sin embargo, ahora el mismo ser humano se lo impide a otros. Es un tema complicado.

Después de conocer a estos dos luchadores (eso si es luchar por un sueño: vivir mejor, algo que debería ser una realidad no un sueño) entendí por qué durante todo el viaje la gente nos preguntó cómo hacíamos para pasar de un país a otro, cómo cruzábamos las fronteras. Yo no entendía semejante pregunta y les decíamos “pues cruzando, enseñando el pasaporte, haciendo un trámite y ya está”. Y es que ellos no lo tienen tan fácil.

Desde aquí, gracias a F, G y P por contarnos sus historias y por acercarnos mejor a la realidad que, a veces, estando de paso se nos escapa.

DCIM100GOPRO DCIM100GOPRO DCIM100GOPRO DCIM100GOPRO DCIM100GOPRO DCIM100GOPRO

VIDEO DE LAS FRONTERAS QUE CRUZAMOS EN CENTRO AMERICA:

Categorías: Centroamérica | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Puesta al día

Después del Calafate la subida fue rápida, parando solamente para dormir. En Junin de los Andes estuvimos en el mismo hostel “El reencuentro” pero al llegar no había nadie, llamábamos  a Alvaro pero no aparecía, sin embargo estaban las brasas de un asado reciente. Supusimos que estaban durmiendo la siesta así que nos fuimos al súper, compramos unos chorizos y terminamos de usar el fuego. Al rato cayó Alvaro y otros huéspedes. Conocimos a una pareja de argentinos que llevaba dos meses recorriendo el sur. Iban con una camioneta 4×4, comida, agua y gasolina extra y recorrían los lugares más inhóspitos guiados por lo que habían visto en Google Earth. Nos hablaron de lugares increíbles muy inaccesible o incluso dentro de una estancia, porque eso es lo que tiene la Patagonia, que está toda privatizada. En la actualidad Benetton posee 900.000 hectáreas de campo en Argentina, además del director de Pepsi o el dueño de Lay’s. Si quieres subir a una montañita no puedes porque la vaya discurre a lo largo de la carretera.  Sin embargo, estos chicos se colaban o se hacían amigos del gaucho que rondaba las tierras y llegaban a lugares ocultos con géiseres, cuevas pintadas, cascadas escondidas… Cuando me lo contaban me di cuenta de como todos los viajeros vamos por la Ruta 40, sintiendo que recorremos la mítica carretera y en realidad estamos pasando de largo las estancias y la historia que aguardan inexplorados entre la carretera asfaltada y la cordillera de los Andes. En verdad cualquier carretera asfaltada te aleja de las entrañas de un país. Pero no podíamos seguirlos, nuestra rueda trasera estaba lisa y debíamos llegar a San Juan, donde teníamos las de repuesto. No contábamos con que las de tacos durasen tan poco, pero así fue. De Junin seguimos subiendo y quedándonos en los mismos hospedajes. No nos hacía mucha gracia repetir recorrido pero la verdad que cuando volvimos a pasar por el ripio de Neuquén-Mendoza le dije a Juan ¿lo han reparado? por un momento pensé que era otro lugar pero entonces me di cuenta que el miedo que pasé en el primer ripio, es decir en este, ahora era un chiste, es más tuve el lujo de disfrutar del camino, que parecía otro. La experiencia y todos los ripios del sur me hacían ver este como si no fuera para tanto.

Llegamos a San Juan y de nuevo nos encontramos con Juan y Mery, descansamos, disfrutamos y seguimos carretera hacia Chile por el paso de Los Libertadores. Nos hacía mucha ilusión este paso y la subida fue un subidón.  El paisaje muy bonito. Nos impactó el cementerio de los andinistas donde están los restos de algunos muertos en expediciones y de otros solamente algún recuerdo suyo como las zapatillas y una placa con su nombre porque nunca volvieron a casa y nunca fueron encontrados.

Si os interesa el tema, en este enlace un experto os cuenta mejor la historia sobre este lugar: http://www.alpinismonline.com/nalp-notas.asp?id=10492

Un kilómetro después se encuentra el Puente del Inca, un lugar increíble en el que se formó un puente natural rocoso con aguas termales alrededor y se cree que los Incas lo utilizaron como lugar sagrado.

Ah, me olvidaba de contar el suceso del “chorro”. Estábamos en la casa de la familia de Mery cuando escuchamos una discusión en la acera de delante. Cada vez era más fuerte hasta que la señora gritó “¡ayúdenme es un ladrón!” y el chorro/ladrón salió corriendo. Detrás de él se fueron el hermano de Mery, Juan y el novio de Mery corriendo por las calles hasta que lo atraparon y lo trajeron de vuelta. Mientras Mery llamó a la policía y en cinco minutos llegaron. Lo metieron en el coche y le dieron un par de tundas. Seguramente al día siguiente el chico salió a la calle. Lo más sorprendente fue que el robo lo hizo a plena luz del día.

Categorías: Argentina | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Junín de los Andes en moto

Este lugar es espectacular. Estamos explorando los alrededores visitando el parque nacional Lanín, el volcán Lanín, Lago Tromen etc. Con la moto nos metemos donde queremos, es genial, cada camino nos lleva a un pequeño paraíso así que no hay quien nos pare. Siempre he dicho que Argentina es precioso y ahora estoy más convencida que es de lo mejor que he visto. Uno se siente pequeño bajo las montañas nevadas y los lagos inmensos. Los caballos, las vacas y las ovejas pastando perfeccionan el paisaje bucólico de tanta belleza que te quedas sin palabras suficientes para describirlo.

En cuanto al tema del ripio… está superado, Juan está encantado y yo ya me voy acostumbrando porque la mayoría de caminos son así. La verdad que Juan es un conductor de primera y la moto una pasada, no se detiene ni en los peores caminos, cada vez la adoro más… yo me voy apañando yendo de paquete agarrándome a Juan, sujetando la Go Pro, subiendo y bajando para hacer fotos…

Cada día volvemos al hostel llenos de polvo, cansados, pero felices.

Categorías: Argentina | Etiquetas: , , , , , , , , | Deja un comentario

Ruta 40. Neuquén

Cuando pasamos Malargüe empezó la parte de ripio que consistía en carreteras de piedras, tierra, asfalto roto, arenisca… viento fuerte, curvas, pendientes, lluvia, calor… vamos que un poco de todo…para los moteros un paraíso para mí un cague! era la primera vez que íbamos por este tipo de carreteras, no sabíamos cuando terminaban ni sabíamos que venía después de la siguiente curva. De vez en cuando nos cruzábamos un coche o una moto, pero difícil preguntar si íbamos en la dirección correcta y cuando había un desvío yo rezaba para que fuera el correcto. En un momento que paramos en un mirador un chico nos dijo que bordeáramos el río, y así hicimos…pero a veces el río se iba para otro lado que no había carretera! El mismo chico nos dijo que tuviéramos mucho cuidado entre Buta Ranquil y Chos Malal porque había vientos huracanados! Casi me da algo! y para variar íbamos con poca agua y poca batería en las cámaras…

Hubo momentos de máxima tensión (para mí, Juan estaba en su salsa) en que la moto culeaba, el ripio me hacía rebotar del asiento, pero como nos dijo Walter “nunca dejes de darle gas sino te caes” así que culeábamos pero Juan controlaba la situación, yo me agarraba como una garrapata y de pronto una de las maletas se cayo! Empecé a gritar ¡Juan la maleta! él ni se había dado cuenta. En mi cabeza pasó lo peor, pensé que la maleta se había roto, o el soporte, y ¡¿cómo la íbamos a enganchar si estaba roto el soporte?! Cuando llegamos a la maleta (100 metros atrás) vemos que está todo bien, no se ha roto nada, ni el soporte, uff menos mal. El corazón me latía a mil, teníamos la garganta seca de tragar tierra, pero cuando mirábamos a nuestro alrededor flipábamos del paisaje, de ver caballos sueltos en medio de la nada, de ver caminitos de tierra que se adentraban en las montañas o incluso de ver carteles que indicaban un refugio, una escuelita… yo me preguntaba cómo hace la gente para vivir ahí, en esas tierras inhóspitas a kilómetros de un hospital o mercado. No se veía gente, sólo su rastro. De vez en cuando el viento levantaba una columna de polvo que se cruzaba en nuestro camino. Os juro que tenía el corazón en la garganta.

Cuando terminó el ripio me di cuenta que todo esa tensión era fruto de enfrentarme a lo desconocido. Yo me repetía “esta es la ruta 40, la mítica ruta 40, lo han hecho en moto, en bici, en caravana”… pero yo nunca lo había hecho así que el miedo a estar entre la inmensidad me hacía pensar cosas feas. Después nos encontramos varios moteros que nos saludaban al pasar. Respiré hondo y pensé, es la ruta 40, hay que disfrutarla!

PIC_2656 copyPIC_2637 copyPIC_2650 copyPIC_2649 copyPIC_2655 copyPIC_2659 copyPIC_2687 copyPIC_2712 copyPIC_2681 copyPIC_2638 copyPIC_2690 copyPIC_2684 copyPIC_2727 copyPIC_2636 copyPIC_2711 copyPIC_2695 copy

http://www.tripline.net/trip/Ruta40-5540620524041007B2789DF5285A2123

Categorías: Argentina | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.