España Mallorca

SOM DE MALLORCA, SANTANYÍ

Por en 17 octubre, 2021

 

El fin de semana pasado tuvimos la suerte de participar en una iniciativa que me encanta. Se trata de la organización Som de Mallorca que realiza blogtrips a diferentes municipios de la isla. Me encanta porque dedican 3 días a conocer en profundidad la historia, costumbres y lugares de interés de solo ese municipio, es decir que lo llegas a conocer bien.

Si bien yo soy de Mallorca, hay muchas partes de la isla que no conozco y mucho menos a sus guías locales, rincones de interés cultural o costumbres solo de esa zona.

Pues el fin de semana pasado lo pasamos en Santanyí y fue una maravilla.

Santanyí es un municipio costero del sur este de Mallorca mayormente conocido por sus playas en el Parque Natural Mondragó. Pero gracias a este blog trip he descubierto la cara más autentica de este lugar.

El primer día fuimos a visitar las bodegas Son Alegre, donde hicimos una cata de vinos acompañada de tapas típicas de Mallorca y 100% caseras. El propietario de la finca fue encantador con nosotros, nos contó la historia de su vida y de sus bodegas y, sin duda puedo decir que el vino está hecho con mucho amor y con mucho esfuerzo para llevar a cabo este proyecto tan personal. Me encanta cuando la gente transmite su pasión en lo que hace. 

Pasamos la noche en el Hotel Playa Mondragó, situado en la misma playa que lleva su nombre dentro del Parque Natural, una ubicación inmejorable. En la misma playa hay un merendero bajo los pinos ideal para comer un picnic y desde ahí también puedes dar un corto paseo bordeando el mar hasta la playa de al lado s’Amarador. ¡Precioso todo! Llegar en moto es muy recomendable. 

 

Al día siguiente, sábado, fuimos al mercado local de Santanyí donde pudimos ver y comprar cositas típicas de Mallorca y ver una antigua y pequeña cárcel situada en las murallas que protegían la ciudad. ¡Para mí, todo un descubrimiento! También fue una sorpresa la iglesia del pueblo, que adentro tiene un órgano del siglo XVIII que sigue funcionando y siguen dando conciertos con él, nos hicieron una demostración y fue alucinante escucharlo.

De ahí, nos fuimos al yacimiento arqueológico Ses Talaies de Can Jordi y otro gran personaje mallorquín, experto de la zona, nos compartió sus conocimientos sobre el lugar, la llegada en moto es genial porque vas por caminos de interior muy rústicos.

Después de la visita cultural, salimos hacia la costa, a Cala d’Or para comer en el restaurante Aquarius, de primero unas tapitas, pamboli, alioli y luego pescado fresco acompañado de vino. ¡Una maravilla! El personal super atento y la comida muy rica.

Tras el postre y el café, nos fuimos a pocos kilómetros de ahí con la moto a ver Es Fortí, una antigua fortificación y una vez más un experto de la zona nos contó todo lo que sabía. La anécdota que más me gustó fue que desde esa torre de vigilancia hacían señales de humo cuando veían barcos llegar, y la torre siguiente veía el humo y hacia lo mismo. A la hora y media toda la costa de la isla sabía que se acercaban enemigos. Impresionante. Además vimos los dibujos que hace unos 200 años, un marinero de guardia, dibujó en la piedra. Sigue intacto y es una pasada verlo.

En el mismo fuerte tuvimos un taller de artesanía sobre piedra y Gregorio Uceda nos contó todo sobre este increíble trabajo artesanal que casi nadie practica hoy en día en la isla. Pudimos probar y no es nada fácil. Otra cosa que no sabia de Santanyí es lo valiosa que es y ha sido su piedra para la construcción en la isla. Por eso me encanta participar en Som de Mallorca, porque llegas a conocer mucho sobre el lugar. Si visitas la isla no da tiempo a conocerla toda, ni siquiera si eres de aquí, como yo. Pero si visitas un solo municipio lo ves completo. Me gustaría visitar cada uno en la isla, hay 53 así que si hago uno por cada fin de semana estaré un año para conocerlos todos 😀

Después de la demostración tuvimos la actuación en acústico de Jaume Más, ¡me encantó!

Lamentablemente, tampoco conocía a este artista y ese día fue toda una sorpresa escuchar su increíble voz y las canciones con su guitarra. Ahora soy fan. Nos tomamos unas cervezas isleñas, Rosa Blanca. Y al terminar volvimos al hotel. Un día lleno de gastronomía, historia, cultura, arte y mucho cariño por esta isla.

 

El domingo y ultimo día dimos una vuelta en lancha por la costa para ver las diferentes calas y puertos de la zona y, aunque tengo muy vistos los colores de nuestro mar, no dejo de maravillarme cuando los vuelo a ver. Mirad esto, la foto no tiene filtro y no le hace falta, ¿verdad?

La empresa que nos llevó se llama Sea Riders y ofrece excursiones varias y también alquiler de lancha para que vayas por tu cuenta.

Después, fuimos a un sitio que sí conocía y es una autentica joya, pero me encantó ir de nuevo porque esta vez teníamos un guía local para enseñarnos los rincones que solemos pasar de largo. Por ejemplo esta antigua casa cueva. Cala Figuera es visita obligada en Mallorca.

El fin de semana pasado tuvimos la suerte de participar en una iniciativa que me encanta. Se trata de la organización Som de Mallorca que realiza blogtrips a diferentes municipios de la isla. Me encanta porque dedican 3 días a conocer en profundidad la historia, costumbres y lugares de interés de solo ese municipio, es decir que lo llegas a conocer bien .  Si bien yo soy de Mallorca, hay muchas partes de la isla que no conozco y mucho menos a sus guías locales, rincones de interés cultural o costumbres solo de esa zona.  Pues el fin de semana pasado lo pasamos en Santanyí y fue una maravilla  Santanyí es un municipio costero del sur este de Mallorca mayormente conocido por sus playas en el Parque Natural Mondragó. Pero gracias a este blog trip he descubierto la cara más autentica de este lugar.  El primer día fuimos a visitar las bodegas Son Alegre donde hicimos una cata de vinos acompañada de tapas típicas de Mallorca y 100% caseras. El propietario de la finca fue encantador con nosotros, nos contó la historia de su vida y de sus bodegas y sin duda puedo decir que el vino está hecho con mucho amor y con mucho esfuerzo para llevar a cabo este proyecto tan personal. Me encanta cuando la gente transmite su pasión en lo que hace.   Pasamos la noche en el Hotel Playa Mondragó, situado en la misma playa que lleva su nombre dentro del Parque Natural, una ubicación inmejorable. En la misma playa hay un merendero bajo los pinos ideal para comer un picnic y desde ahí también puedes dar un corto paseo bordeando el mar hasta la playa de al lado s’Amarador. ¡Precioso todo! Llegar en moto es muy recomendable.   Al día siguiente, sábado, fuimos al mercado local de Santanyí donde pudimos ver y comprar cositas típicas de Mallorca y ver una antigua y pequeña cárcel situada en las murallas que protegían la ciudad. ¡Para mí, todo un descubrimiento! También fue una sorpresa la iglesia del pueblo, que adentro tiene un órgano del siglo XVIII que sigue funcionando y siguen dando conciertos con él, nos hicieron una demostración y fue alucinante escucharlo.  De ahí nos fuimos al yacimiento arqueológico Ses Talaies de Can Jordi y otro gran personaje mallorquín, experto de la zona nos compartió sus conocimientos sobre el lugar, la llegada en moto es genial porque vas por caminos de interior muy rústicos.  Después de la visita cultural, salimos hacia la costa, a Cala d’Or para comer en el restaurante Aquarius, de primero unas tapitas, pamboli, alioli y luego pescado fresco acompañado de vino. ¡Una maravilla! El personal super atento y la comida muy rica.  Tras el postre y el café, nos fuimos a pocos kilómetros de ahí con la moto a ver Es Fortí, una antigua fortificación y una vez más un experto de la zona nos contó todo lo que sabía. La anécdota que más me gustó fue que desde esa torre de vigilancia hacían señales de humo cuando veían barcos llegar y la torre siguiente veía el humo y hacia lo mismo. A la hora y media toda la costa de la isla sabía que se acercaban enemigos. Impresionante. Además vimos los dibujos que hace unos 200 años un marinero de guardia dibujó en la piedra. Sigue intacto y es una pasada verlo.  En el mismo fuerte tuvimos un taller de artesanía sobre piedra y Gregorio Uceda nos contó todo sobre este increíble trabajo artesanal que casi nadie practica hoy en día en la isla. Pudimos probar y no es nada fácil. Otra cosa que no sabia de Santanyí es lo valiosa que es y ha sido su piedra para la construcción en la isla. Por eso me encanta participar en Som de Mallorca, porque llegas a conocer mucho sobre el lugar. Si visitas la isla no da tiempo a conocerla toda, ni siquiera si eres de aquí, como yo. Pero si visitas un solo municipio lo ves completo. Me gustaría visitar cada uno en la isla, hay 53 así que si hago uno por cada fin de semana estaré un año para conocerlos todos :D  Después de la demostración tuvimos la actuación en acústico de Jaume Más, ¡me encantó!  Lamentablemente tampoco conocía a este artista y ese día fue toda una sorpresa escuchar su increíble voz y las canciones con su guitarra. Ahora soy fan. Nos tomamos unas cervezas isleñas, Rosa Blanca. Y al terminar volvimos al hotel. Un día lleno de gastronomía, historia, cultura, arte y mucho cariño por esta isla.     El domingo y ultimo día dimos una vuelta en lancha por la costa para ver las diferentes calas y puertos de la zona y aunque tengo muy vistos los colores de nuestro mar, no dejo de maravillarme cuando los vuelo a ver. Mirad esto, la foto no tiene filtro y no le hace falta, ¿verdad?  La empresa que nos llevó se llama Sea Riders y ofrece excursiones varias y también alquiler de lancha para que vayas por tu cuenta.  Después fuimos a un sitio que sí conocía y es una autentica joya, pero me encantó ir de nuevo porque esta vez teníamos un guía local para enseñarnos los rincones que solemos pasar de largo. Por ejemplo esta casa cueva. Cala Figuera es visita obligada en Mallorca.  Comimos ahí mismo en el restaurante l’Arcada y una vez terminamos nos fuimos todos a casa muy contentos de conocer un poco más esta isla maravillosa.  Nuestros compañeros de viaje hicieron los traslado con la empresa Roig autobuses pero nosotros en moto. Siempre lo digo, Mallorca es ideal para recorrer en moto, tiene carreteras preciosas tanto de costa como de interior y con la moto no tienes problemas para aparcar.   ¡Espero que nos visitéis pronto!

Comimos ahí mismo en el restaurante l’Arcada y una vez terminamos nos fuimos todos a casa muy contentos de conocer un poco más esta isla maravillosa.


Nuestros compañeros de viaje hicieron los traslado con la empresa Roig autobuses, pero nosotros con nuestra moto. Siempre lo digo, Mallorca es ideal para recorrer en moto, tiene carreteras preciosas tanto de costa, como de interior y con la moto no tienes problemas para aparcar. 

¡Espero que nos visitéis pronto!

Gracias al Ayuntamiento de Santanyí , a la Asociación Hotelera de Cala D’Or, y a todas las empresas que lo han hecho posible mencionadas en el post. ¡Gracias!

ETIQUETAS
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO

VIAJEROS EN MOTO
Mallorca

Somos Amanda (Mallorca) y Juan (Buenos Aires), nuestro estilo de vida consiste en trabajar en verano y viajar en invierno. Siempre estamos sobre ruedas, ya sea viajando en moto o en furgo o trabajando en Mallorca con nuestro Food Truck. Nos encanta la aventura, el riesgo y emprender nuevos proyectos. Te invitamos a seguirnos en nuestras locuras que empezaron con un loco por las motos y una loca por los viajes.

¡Síguenos!
Facebook