El encuentro sorpresa

Ya sabía de la existencia de Raul Sanz y su empresa indiaenmoto.com con la que hace aventuras guiadas por todo el país con viajes casi personalizados y en Royal Enfield. Así que le escribí contándole nuestro plan. Casualidades de la vida iba a estar en Delhi el mismo día que nosotros así que nos dijo de cenar. Nosotros fuimos encantados aunque sin saber qué nos íbamos a encontrar. Vino con Miriam, su novia, y resultaron ser una pareja encantadora, hablamos sobre viajes y nos dieron algunos tips muy buenos como para introducirnos en el caótico y maravilloso mundo hindú. Lo mejor de todo y para nuestra sorpresa es cuando nos dice “mañana quiero salir a hacer una ruta que estoy explorando para llevar a mi próximo grupo, quiero entrar en un salar ¿os venís?”

¡¿Qué si nos venimos?! Sin dudarlo le dijimos que sí, ¡de cabeza!

Nosotros íbamos sin GPS, sin experiencia en India y sin un mapa decente, solo uno turístico pero con las carretera principales. Estábamos encantados de la vida, el viaje había dado un giro de 180 grados  y pasó de ser “vamos y vemos por donde tiramos” a “vamos con un tío que en una anterior  vida debió ser hindú y que se conoce las carreteras de puta madre y nos lleva a hacer una ruta de exploración”. Yujuuuuuuuuuuuu

Así que al dia siguiente fuimos a recoger la moto (Royal Enfield Machismo 500) a Tony Bike Center, en Delhi donde también habíamos quedado con los chicos  y empezabamos nuestra aventura por India en moto con una pareja de viajeros estupenda.

Raúl nos llevó por unas carreteras muy chulas que pasaban por pueblos muy auténticos donde el consumismo y la vida moderna brillaban por su ausencia, donde la gente nos miraba como si viniéramos de otro planeta y donde la vida parecía haberse detenido. Unos sitios muy especiales. Algunos eran pueblitos polvorientos, sin carretera asfaltada y veías a las mujeres cargando ramas, agua o sacos en su cabeza, con sus vestidos super coloridos que desentonaban con el paisaje color ocre intenso. De vez en cuando un mono, una vaca. Poco tráfico y no tanta suciedad, otra India. La India rural fuera de las guías turísticas. Siempre estaremos agradecidos a Raúl por esos días en la ruta con él. Fueron únicos.

También nos llevó por algunas de las principales ciudades de Rajasthan y a sus fuertes de defensa, donde reina el caos (des)organizado pero fáciles de llevar al ir con alguien que se conoce las calles, los view point más espectaculares, los hospedajes y sobre todo la manera de mirar las cosas para entenderlas. Con sus consejos nos hizo el bautismo perfecto para poder seguir camino nosotros solos.

Después de tres o cuatro días con ellos, la ruta en compañía se nos acababa pero una amistad había empezado. Esperamos verles de nuevo, quien sabe si en India o en España.

 

Categorías: Sin categoría | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “El encuentro sorpresa

  1. mario penacino

    Buenisima Nota. La india siempre bella y misteriosa..!!!!!!! Mario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: