Canis sudamericanis

El canis sudamericanis es una especie vulgarmente conocida como chucho, perro callejero o mil leches, es una especia autóctona con un carácter inigualable.

No son perros vagabundos, son callejeros, la calle es su casa y están cómodos en ella. En Mallorca si ves un perro suelto por la calle seguramente esté perdido y lo veas con miedo o nervioso. Yo le digo a Juan que si viviéramos aquí mi casa sería una perrera pero él me dice que los perros de la calle son de la calle y nunca se acostumbran a quedarse en una casa. Como mucho vuelven para comer pero pasan el día vagando.

La verdad es que he intentado secuestrar a alguno pero no hay manera, les llamo y no me hacen caso, sobre todo los de Buenos Aires. Los perros porteños no te hacen caso, ni te miran ni mueven la cola cuando les hablas con esa voz de pito que ponemos las mujeres cuando vemos un perrito bonito. Los de las provincias son más simpáticos, viven más tranquilos y son mas “buena onda”, vienen, te saludan y te piden unas caricias. Los de la ciudad se acuestan a dormir en cualquier lado y la gente les pasa por encima.

Lo que más me sorprende es que están organizados, son un clan y con otros perros está todo bien pero a veces está todo mal, y que no se le ocurra a un perro de otro barrio pasar por donde no le corresponde porque he visto 4 o 5 corriendo detrás de uno solo. También he visto a dos pelearse mientras los otros miraban y ladraban, seguramente diciendo “¡dale che!” “¡a la oreja!”

Yo no se que tienen con las ruedas pero corren detrás de los coches ladrando y queriendo morderlas. Se ve que les gusta el juego arriesgado. Normal que luego veas algunos cojeando, con la oreja rota, sin un ojo… A nosotros también nos han perseguido las ruedas y parece que te van a morder. Para uno que no está acostumbrado es muy extraño ver tantos perros sueltos y cada uno con su personalidad y organización.

Una vez, caminando por la calle me crucé con uno pequeño. Se me acercó me mordió un tobillo y se fue el cabrón. Menos mal que el perro era pequeño y yo llevaba las botas y ropa de moto, así que no noté nada, pero que susto me dio.

Las mezclas son curiosas, hay perros grandes pero con patas cortas, otros con una oreja para arriba y otra para abajo, con los ojos de un azul hasky ¡hasta atigrados como un bóxer sin serlo!

En Bolivia se ven muchos al costado de la carretera que están esperando la basura que la gente tira desde los coches. Lamentablemente, algunos tendrán que sacarlos con espátula del asfalto, pero otros están tumbados plácidamente mientras pasan los camiones y los autobuses a toda velocidad.

siempre nos hacemos colegas de alguno.

Imagen

ImagenImagenImagenImagenImagenImagen

IMG-20140412-01391

Categorías: Sin categoría | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: